reformar cocina sin obra
Ideas para reformar la cocina sin hacer obra
10 octubre, 2018

Elegir nueva cocina puede ser uno de los proyectos que más ilusión te haga llevar a cabo en tu hogar pero, al mismo tiempo, se puede convertir en el más estresante y agotador de todos. Por ello, desde Mentha Cocinas queremos ofrecerte unos consejos a tener en cuenta cuando te enfrentes a esta tarea y ayudarte a planificar tu cocina paso a paso.

1) Haz un listado de todo lo que necesitas… y de lo que no

El primer paso que te recomendamos es que hagas una revisión de tu cocina actual. Echa un vistazo a tu alrededor y hazte las siguientes preguntas: ¿Qué te gusta de lo que ves y quisieras mantener? ¿Qué no te gusta? ¿Qué necesidades tienes y que tu actual cocina no logra cubrir? ¿Qué uso le vas a dar a la cocina?. Saca una lista de lo que te gusta y de lo que no. No te dejes nada atrás, cada detalle cuenta. En esta lista puedes incluir aspectos como el espacio, tanto el destinado al almacenamiento como al de la planta de la cocina. Piensa si la forma que tiene es la más adecuada o la reforma también puede implicar levantar algún muro o tirar otro. Ten en cuenta también aspectos como la iluminación o los electrodomésticos.

Este tiene que ser un listado realista, ordenado por orden de importancia. Es de gran ayuda distinguir entre aquellos elementos que realmente necesitas y lo que simplemente quieres.

2) Establece un presupuesto para tu cocina

Ya tienes tu lista de los deseos, ahora, es el momento de establecer un presupuesto realista. Se honesto siempre sobre tu presupuesto, de este modo, el diseñador o instalador de la cocina podrá ayudarte a decidir en qué puedes ahorrar dinero y en qué invertir.

Es preferible destinar parte del presupuesto en cosas que verdaderamente vayas a usar y que sean de utilidad. Puedes hacer una estimación por áreas de interés y estableciendo prioridades:

  • Invierte en mobiliario de calidad y que sea perdurable en el tiempo.
  • Las encimeras y zona de trabajo son las partes de la cocina donde se desarrolla parte del trabajo más duro. Opta por materiales fuertes y de calidad.
  • En cuanto a electrodomésticos se refiere, invierte de forma inteligente. Es preferible destinar esta parte de presupuesto a aquellos con los que vas a trabajar más como el horno, campana extractora, frigorífico o placa vitrocerámica y ahorrar costes en los que no vas a usar tanto.
  • Ten en cuenta también los gastos en iluminación, fontanería, puertas, ventanas, solería… En definitiva todo lo relacionado con la instalación.
  • Si vas a contratar un diseñador, recuerda reservar una partida para sus tarifas.

Y, por supuesto, asegúrate que incluyes al menos un 10% de dinero para cubrir posibles costes inesperados. Siempre pueden surgir imprevistos cuando reformas una cocina.

3) Busca inspiración para renovar tu cocina

Renovar la cocina no es algo que uno pueda permitirse hacer con mucha frecuencia. Por ello, es recomendable informarse y buscar inspiración en internet, revistas especializadas o visitando showrooms. Recopila imágenes, haz recortes de revistas y móntate tu propio collage de ideas. Anota todas aquellas ideas que se te ocurran y que encuentres. Algo tan simple como un azulejo, pieza de mobiliario o textura puede ser un gran comienzo a la hora de elegir un estilo para tu cocina.

Asimismo, visitar showrooms te puede dar una idea de los materiales, colores y tendencias que hay en el mercado y precios. Si estás buscando reducir presupuesto en algunos aspectos, visitar una tienda te dará la opción de encontrar una alternativa similar pero más económica.

4) Contacta con un profesional

Ya tienes tu lista de los deseos, has establecido tu presupuesto, tienes bien anotadas en tu libreta tus ideas y dibujada en tu mente cómo va a ser la cocina de tus sueños. En definitiva, has hecho los deberes. ¿Cuál es el siguiente paso en la planificación de tu cocina? Ponerte en contacto con los mejores profesionales. Un profesional te ayudará a aterrizar tu idea y sacar el máximo partido a tu espacio. Su experiencia te aportará ideas que tú incluso no hayas considerado.

Pide presupuesto, baraja varias opciones y pide recomendaciones a familiares y amigos. Puede que se trate de una pequeña reforma que no requiera de mucha coordinación. Sin embargo, si te estás enfrentando a un gran proyecto donde intervengan diferentes profesionales como constructores, fontaneros o electricistas, lo ideal es contar con una persona que haga seguimiento del trabajo. Bien puedes ser tu mismo, la empresa instaladora de la cocina o un arquitecto. Es importante que cada uno tenga bien claro cuáles son las necesidades ya que cada pequeño error puede ser muy costoso.

La planificación de tu cocina paso a paso puede llevar mucho tiempo, pero la espera merecerá la pena. Se paciente y procura rodearte de los mejores. Y, recuerda, en Mentha Cocinas estaremos encantados de escucharte y asesorarte en todo lo que necesites para materializar la cocina que deseas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies